Tratamiento codo de tenista y codo de golfista

Codo de golfista y codo de tenista, cómo tratarlos

El codo es una articulación compleja, ya que está formada por tres huesos: húmero, radio y cúbitos, múltiples ligamentos, músculos y tendones, cuya función es mantener la estabilidad y permitir una movilización articular correcta.

Articulación del codo
Articulación del codo

Dentro de todas las patologías que puede sufrir en esta articulación, las más frecuentes son las epicondilitis, comúnmente conocida como “codo de tenista”, y la epitrocleitis, también llamada “codo de golfista”.

Estas denominaciones se deben a que son lesiones que suelen darse en personas que realizan este tipo de deportes, aunque no son exclusivas de los mismos, ya que una persona que realice cualquier actividad o trabajo utilizando mucho los brazos, puede sufrirlas.

EPICONDILITIS:

La epicondilitis, también conocida como epicondilalgia lateral o “codo de tenista” es una patología que cursa con dolor e inflamación en la parte lateral del codo. La inflamación de los tendones, provoca una degeneración de la unión de los mismos al hueso, lo que produce debilidad en la zona, además de dolor asociado a la realización de actividades con el miembro superior, tales como hacer deporte, en especial deportes de raqueta, levantar pesos o realizar actividades que impliquen trabajos manuales. El dolor puede extenderse hasta el hombro y la mano, así como ocasionar pérdida de fuerza y debilidad en la zona.

Las causas más frecuentes de esta lesión son movimientos repetitivos en los que se realiza demasiada fuerza con la mano, por lo que es más habitual que se de en nuestro brazo dominante. Otra causa que puede producir esta lesión es un traumatismo directo sobre la articulación, que provocaría una inflamación de los tendones en su inserción y la consiguiente degeneración. Una fuerza o movimiento súbito inesperado también podría producirla.

EPITROCLEITIS:      

La epitrocleitis, también llamada epicondilalgia medial o “codo de golfista” es una patología similar a la epicondilitis, aunque menos frecuente, que refiere los mismos síntomas pero en la cara interna del codo. Las causas que lo pueden provocar son las citadas anteriormente: actividades de repetición que impliquen la musculatura afectada, traumatismos directos en la zona interna del codo, o un movimiento súbito inesperado.

PREVENCIÓN:

Dentro de nuestra vida diaria, podemos tomar ciertas precauciones que nos van a ayudan a prevenir la aparición de este tipo de dolores.

  • Posicionar nuestras articulaciones correctamente para realizar las actividades diarias, tanto en nuestro trabajo como en nuestras actividades deportivas.
  • Cuando tengamos que levantar pesos, hacerlo de forma adecuada, con la muñeca estable para evitar sobrecargar el codo.
Mala posición para levantar peso con el codo
Mala posición para levantar peso
Buen posición para levantar peso con el codo
Posición correcta para levantar peso
  • Realizar un buen calentamiento antes de realizar deporte, así como estirar la musculatura al finalizar. También es importante contar con un buen equipo deportivo adaptado a nuestras necesidades.
  • Además, ante la aparición de cualquier tipo de sobrecarga o dolor, debemos parar y tomarnos un descanso.

TRATAMIENTO:

Una vez aparecen molestias en el codo, debemos comenzar a realizar un tratamiento de fisioterapia efectivo para que no se cronifiquen y para que desaparezcan los dolores. Además, conviene hacer reposo relativo, para evitar el origen de nuestros problemas.       

En la Clínica Fisalia, el tratamiento que empleamos ante estas lesiones consiste en:

  • Masoterapia descontracturante para relajar la musculatura y que se genere menos tensión sobre los tendones a nivel del codo.
Tratamiento masoterapia epicóndilo
Masoterapia epicóndilo
Tratamiento masoterapia epitróclea
Masoterapia epitróclea
  • Movilizaciones articulares de todos los huesos del codo, para que haya una buena función articular.
  • Estiramientos musculares, tanto de la musculatura epicondílea como de la epitroclear, para que los músculos no estén acortados.
Estiramiento epicóndilo
Estiramientos de musculatura epicondílea
Estiramiento epitróclea
Estiramientos de musculatura epitróclea
Cómo debemos estirar los músculos del codo
  • Aplicación local de frío (crioterapia), para reducir la inflamación de la inserción de los tendones.
  • Punción seca sobre los tendones, cuyo efecto explicamos anteriormente en el blog.
Punción seca sobre la articulación del codo
Técnica de punción seca
  • Ejercicios excéntricos para el fortalecimiento de la musculatura.
Ejercicios excéntricos para la musculatura del codo

RECOMENDACIONES:

            Es importante mantener una actividad diaria y deportiva activa sin sobrecargar ninguna parte de nuestro cuerpo. Antes de realizar cualquier ejercicio o actividad repetitiva es conveniente realizar un calentamiento, así como una serie de estiramientos al finalizar.

            Ante cualquier molestia, debemos dejar de realizar la actividad causante del dolor y acudir a fisioterapia para comenzar un tratamiento recuperador.            

Además, queremos contaros el caso de un paciente que tratamos recientemente en Fisalia, Pablo Pérez, jugador de padel amateur, que practica este deporte dos veces por semana. Comenzó con dolor en la parte externa del codo unos diez días antes de acudir a la consulta, que aumentaba cuando empezaba a jugar y se intensificaba después de cada partido.

Al acudir a consulta refirió pérdida de la fuerza y dolor a la realización de ciertos movimientos que implicaban el uso de la muñeca y el codo. Después de la aplicación del tratamiento de fisioterapia que consistía en lo citado anteriormente durante varias sesiones, haciendo hincapié en la masoterapia de epicondileos y epitrocleares, punción seca y estiramientos, el paciente refirió una clara mejoría así como la recuperación de la fuerza. Volvió a la práctica deportiva realizando unos ejercicios de calentamiento previos a los partidos de padel, y unos estiramientos de la musculatura específica al terminar.

En palabras del paciente:

“Acudí a la clínica con mucho dolor en el codo, por lo que no podía jugar al padel. Después de varias sesiones, en las que los fisios me hicieron un tratamiento muy completo aunque algo doloroso, estoy recuperado y ya puedo volver a mi liga de padel. ¡Estoy muy agradecido!”

Con esta entrada de nuestro blog, desde Fisalia queremos ayudar a todas aquellas personas que realicen actividades o deportes en los que se utilicen mucho los brazos, para prevenir la aparición de lesiones, y orientarlos de cara al tratamiento fisioterápico en caso de necesitarlo.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda para comprender mejor la sintomatología de estas frecuentes lesiones y los tratamientos que llevamos a cabo en Fisalia para mejorarlas.

No dudes en contactar con nosotros para exponernos tu caso y podamos resolver todas tus dudas.

2 comentarios en “Codo de golfista y codo de tenista, cómo tratarlos”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *