Enfermedad Osgood Schlatter Fisioterapia

Enfermedad de Osgood-Schlatter: Tratamiento con Fisioterapia

La enfermedad de Osgood-Schlatter es una inflamación del hueso, cartílago y/o tendón de la parte superior del hueso de la tibia, el lugar donde se inserta el tendón rotuliano. Lo más frecuente es que sólo dañe a una rodilla.

Esta enfermedad suele afectar a adolescentes activos en torno al principio del “estirón”, el período de aproximadamente dos años durante el cual crecen muy deprisa. Los estirones pueden empezar en cualquier momento entre los 8 y los 13 años en las niñas, y ente los 10 y los 15 años en los niños. Esta enfermedad es más común en niños.

El riesgo de que un adolescente desarrolle la enfermedad de Osgood-Schlatter se incrementa con la práctica de deportes que impliquen correr, hacer giros, saltar… como el baloncesto, el fútbol americano, el voleibol, el fútbol, el tenis, etc. No existe un acuerdo general sobre cuál es el mecanismo que origina la lesión, pero se sabe que el sobreuso (uso excesivo o repetitivo y la sobrecarga) influyen en su aparición.

Los niños son más vulnerables durante el estirón, porque en esta fase sus huesos, músculos y tendones crecen muy deprisa y no siempre al mismo ritmo. Con el ejercicio, las diferencias en tamaño y fuerza entre los distintos grupos musculares ejercen una sobrecarga excesiva sobre la placa de la parte superior de la tibia.

Principales síntomas de la enfermedad de Osgood-Schlatter

  • El dolor empeora con el ejercicio.
  • El dolor se alivia con el descanso.
  • Hinchazón y/o sensibilidad a la presión y el tacto debajo de la rodilla y sobre la parte superior de la tibia.
  • Cojera después de hacer ejercicio.
  • Tensión en los músculos que hay alrededor de la rodilla: isquiotibiales y cuádriceps.

Tratamiento con fisioterapia de laenfermedad de Osgood-Schlatter

El tratamiento de fisioterapia tiene como objetivos principales: en una primera fase, la disminución de la inflamación, el dolor y la tensión muscular tanto de extensores como de flexores; y en una segunda fase, el objetivo será la correcta readaptación al esfuerzo con un trabajo más activo, intentando reducir el periodo de “inactividad”.

La primera fase se basa en las siguientes actuaciones:

  • Crioterapia: aplicación de bolsas de gel para aliviar el dolor durante 20 minutos tres veces al día.
Tratamiento de crioterapia con bolsa de gel en camilla
Tratamiento con crioterapia
  • Movilización de rótula: la rótula se debe mover de arriba abajo y de lateral a medial.
Movilización de la rótula
  • Estiramiento de isquiotibiales y de cuádriceps.
  • Ejercicios de flexibilización a través de la movilización de la pierna.
Ejercicio de flexibilidad movilizando la pierna tumbados en camilla
Ejercicio de flexibilización
Tratamiento con punción seca en el músculo cuádriceps
Punción seca en cuádriceps

La segunda fase de actuación consta de los siguientes elementos:

  • Fortalecimiento muscular de cuádriceps, isquiotibiales, aductores, glúteos, con elementos como lastres.
Fortalecimiento muscular con lastres tumbados en camilla
Fortalecimiento muscular con lastres
  • Trabajo de Propiocepción. Se puede iniciar con el paciente a la pata coja y tocar la mano del fisioterapeuta e ir progresando hasta la utilización de elementos inestables.
Trabajo de propiocepción sobre elemento inestable a la pata coja
Trabajo de Propiocepción
  • Reentrenamiento del gesto para evitar la tracción de la rótula. Al realizar una sentadilla, se tiene que corregir el movimiento, evitando que la rodilla se vaya hacia dentro y que supere la punta del pie.

Normalmente el retorno a la actividad se produce a las 2-3 semanas. La enfermedad de Osgood-Schlatter no es auto-limitada, pero puede haber complicaciones como deformidad ósea residual y osificación dolorosa del tendón rotuliano.

Como secuelas a largo plazo, también se puede encontrar osteocondritis de la inserción del tendón que puede incluir desde inflamación, desgarros y microfragmentación del hueso hasta, en los casos extremos, separación del cartílago y el hueso de la tibia. En el 10% de los pacientes, los síntomas persisten en la edad adulta a pesar de las medidas conservadoras.

Desde la fisioterapia, y a modo de prevención, se debe recomendar no especializarse precozmente en un deporte concreto en la infancia, de tal manera que la actividad física consiga hacer trabajar diferentes grupos musculares sin llegar a sobrecarga uno en particular. También se recomienda utilizar un equipamiento adecuado para la práctica del deporte y realizar estiramientos previos.

Probablemente muchas lesiones pueden evitarse o minimizarse si la actividad deportiva se realiza bajo la supervisión de profesionales. Esto facilita la adopción de medidas preventivas y el manejo conservador de las lesiones.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender un poco más la enfermedad de Osgood Schlatter. No obstante, estamos a tu disposición en la calle Granada 38 o en el teléfono 91 434 35 26 para responder a cualquier duda que pueda surgirte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir WhatsApp
1
¡Hola! 👋🏻

¿En qué podemos ayudarte? 🙂