Esguince de tobillo: causas y tratamientos más habituales

¿Qué es un esguince de tobillo y cómo se produce?

El esguince es la lesión más frecuente de la articulación del tobillo que se origina cuando se produce una distensión, ruptura parcial o total del ligamento. Los ligamentos son bandas de tejido conjuntivo que unen las articulaciones entre sí y las protegen y estabilizan, por un lado, favoreciendo su movimiento y por otro evitando que los huesos se muevan en exceso y que se pueda producir una luxación.

La articulación del tobillo mantiene su estabilidad gracias a diferentes grupos de ligamentos; siendo los externos los más susceptibles de sufrir una lesión.

El mecanismo de acción más común del esguince se produce cuando pisamos en un terreno irregular y torcemos el pie de manera brusca hacia inversión o eversión,  aunque en otras ocasiones se puede originar tras un salto o incluso una caída. El mal apoyo del pie provoca una presión excesiva sobre el ligamento y fuerza a la articulación a realizar un grado de movimiento fuera de su función habitual.

Tipos de esguinces de tobillo:

Podemos clasificar el esguince de tobillo en tres grados dependiendo de su gravedad:

  • Grado I: Es el más común y se produce cuando existe una distensión ligamentosa pero tanto el dolor como la inflamación de la zona es leve.
  • Grado II: Se aprecia una rotura parcial de fibras ligamentosas. A este nivel aparecen signos de inflamación, hematoma, dolor moderado e impotencia funcional a la hora de apoyar el pie en el suelo y al andar.
  • Grado III: Hay una rotura completa del ligamento e inestabilidad articular. La mayoría de las veces requiere intervención quirúrgica.

Tratamiento de los esguinces de tobillo:

El tratamiento debe ir enfocado a disminuir el dolor, controlar el edema y recuperar la movilidad y estabilidad articular.

En una primera fase de recuperación realizaremos el tratamiento RICE (Reposo, Hielo, Compresión y Elevación). El reposo protegerá la articulación y evitará sobrecargarla, el hielo nos proporcionará analgesia y tendrá un efecto antiinflamatorio, la compresión estabilizará la articulación y favorecerá de nuevo la disminución de la inflamación y la elevación nos ayudará a aminorar la tensión sobre la articulación evitando un aumento de flujo sanguíneo en la zona afectada.

En una segunda fase de tratamiento deberemos acudir a un fisioterapeuta para aliviar el dolor del tobillo y sobre todo para recuperar la funcionalidad de la articulación, puesto que un esguince mal curado puede provocar una inestabilidad crónica de tobillo.

¿Qué podemos hacer por ti?

Nuestro equipo de fisioterapeutas considera que la mejor forma de tratar un esguince de tobillo es la terapia manual, por lo que las técnicas empleadas en este tipo de patologías estarán enfocadas a devolver al tobillo el rango de movilidad completo y eliminar bloqueos articulares si los hubiera.

Se realizarán movilizaciones articulares en la zona afectada tanto de forma pasiva como de forma activa, ya que el trabajo  por parte del paciente es fundamental para lograr la recuperación completa de la articulación. Trabajaremos con  masoterapia  los músculos colindantes para aliviar tensión y aumentar su flexibilidad; es común también el uso de kinesiotaping como elemento estabilizador y propioceptivo.

Una parte esencial del tratamiento del esguince es el trabajo de propiocepción, que es el mecanismo que se encarga de informarnos acerca de la posición y el movimiento de nuestro sistema musculoesquelético, lo que normalmente conocemos como “equilibrio”. Es normal que tras una lesión nuestro sistema propioceptivo se encuentre alterado, por lo que es necesario estimularlo y desarrollarlo de nuevo para evitar una lesión futura.

Adaptaremos a nuestro paciente los ejercicios de propiocepción según la fase de tratamiento en la que se encuentre, comenzaremos con ejercicios en descarga en las primeras sesiones e iremos añadiendo dificultad y presión a la articulación en fases más avanzadas, consiguiendo con esto una articulación estable y sin riesgos de sufrir una recidiva.

Puedes contactar con nosotros a través del formulario de contacto , estaremos encantados de poder ayudarte en tu caso particular y ofrecerte el tratamiento más adecuado para tu lesión o molestias en tú tobillo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba