Tratamiento y síntomas de síndrome facetario lumbar

Síndrome Facetario Lumbar: Causas, Síntomas y Tratamiento

El síndrome facetario hace referencia a un tipo de dolor originado por la compresión e irritación de las articulaciones propias de la vértebra denominadas facetas. Cada una de las vértebras de nuestra columna, articula con la superior e inferior por unas zonas planas que son dichas facetas, las cuales, como el resto de articulaciones de nuestro cuerpo, pueden sufrir algún tipo de lesión y, por lo tanto, originar síntomas.

Generalmente, este síndrome se observa en las regiones lumbar o cervical, ya que, por su fisiología y comportamiento, son las zonas donde la columna soporta mayor carga, presión y movimiento. Es importante saber esto, ya que en nuestras consultas el mayor porcentaje de pacientes que recibimos acuden por dolores cervicales o lumbares y en estos casos tendremos que realizar un diagnóstico diferencial.

En este caso hablaremos del síndrome facetario de la región lumbar, por su alta similitud con las patologías de origen discal.

Causas del síndrome facetario lumbar

El síndrome facetario no tiene una causa única que lo origine, sino que suele tener múltiples factores que en conjunto acaban desarrollando la irritación de esas articulaciones y por tanto el dolor.

Entre ellos, caben destacar:

  • Desgaste o degeneración articular (artrosis).
  • Debilidad de la musculatura estabilizadora profunda.
  • Compresión de las articulaciones por sobrecarga.
  • Patologías con alteración de la dinámica de la columna (anteriolistesis, espondilolistesis…).
  • Patologías congénitas deformantes (escoliosis).

Signos y síntomas del síndrome facetario lumbar

El síntoma principal del síndrome facetario lumbar es el dolor. Es un dolor localizado en la región lumbar, centralizado en la columna y que en ocasiones puede irradiar hacia los laterales en forma de cinturón, o por la cara posterior de la pierna.

Tiene un componente mecánico alto, ya que en posiciones estáticas o de reposo puede permanecer silente y se incrementa con los movimientos de la columna lumbar, especialmente la flexión y extensión.

Es importante distinguir el tipo de dolor, ya que una de las diferencias con el dolor discal es que el dolor irradiado NO sigue un trayecto lineal por la pierna; tampoco genera sensación eléctrica, hormigueos, parestesias ni alteración en la fuerza, ya que no tiene origen nervioso, sino que es articular.

En resumen:

  • Dolor centralizado en columna lumbar
  • Aumenta con movimientos de compresión articular
  • Disminuye con posición de reposo
  • Si existe irradiación:
    • SI aparece en cara posterior del muslo o gemelo (saltando zona glútea)
    • NO sigue trayecto lineal continuo
    • NO llega hasta el pie
    • NO tiene alteraciones de sensibilidad ni fuerza

Cómo es el diagnóstico

EL diagnóstico médico del sindroma facetario se suele realizar mediante una anamnesis de los síntomas, combinado con pruebas de imagen y en el último caso con infiltraciones en la articulación con el fin de observar si existen cambios en los síntomas del paciente y por tanto, confirmar que el origen es esa zona articular.

El diagnostico fisioterapéutico se basará en la anamnesis, observando cómo se comporta el dolor del paciente y delimitando con claridad las áreas y sensaciones que nos refiere para realizar un buen diagnóstico diferencial. Podemos usar test mecánicos de reproducción del dolor en los que buscaremos el síntoma principal del paciente mediante movimientos combinados.

  • Compresión manual faceta unilateral.
  • Movimiento de flexión o extensión libre.
  • Movimiento de flexión o extensión combinados con rotación.

Tratamiento del síndrome facetario lumbar

El tratamiento del síndrome facetario desde la fisioterapia tendrá tres objetivos básicos:

  1. Disminuir la compresión de la articulación y por tanto el dolor -> CORTO PLAZO
  2. Mejorar la movilidad articular -> MEDIO/LARGO PLAZO
  3. Reforzar la musculatura profunda -> LARGO PLAZO

Disminuir el dolor

  • Tratamiento manual de tejido blando a nivel del cuadrado lumbar, glúteos, musculatura paravertebral de la columna y pierna
  • Tratamiento invasivo del tejido blando
  • Tratamiento de liberación miofascial lumbosacra
  • Aplicación de calor seco

Mejorar la movilidad

  • Movilización Postero-anterior lumbar
  • Movilización Postero-anterior unilateral de faceta lumbar
  • Movilización de apertura lateral lumbar
  • Movilización de flexión lumbar en decúbito lateral
  • Movilización de rotación lumbar en decúbito lateral

Refuerzo de la musculatura

Ejercicios de estabilización lumbopélvica SUPINO

  1. Contracción transverso del abdomen. Aprendemos a contraer el musculo de forma profunda. Inspiramos, y al exhalar el aire recogemos ombligo hacia dentro y contraemos suelo pélvico. Progresamos manteniendo la contracción del transverso independientemente de la respiración.
  2. Contracción transverso del abdomen + movimiento. Mantenemos la contracción de forma profunda y a la vez vamos subiendo piernas a 90º de forma alterna.

Ejercicios de estabilización lumbopélvica en CUADRUPEDIA

  1. Elevación de piernas alternas. En posición de cuadrupedia iremos elevando piernas estiradas de forma alterna, manteniendo la posición lumbar neutra y activando el musculo transverso.
  2. Elevación de brazo y pierna. Trabajaremos diagonalmente con brazo y pierna contraria. Mantendremos zona lumbar neutra y elevamos brazo por delante y pierna estirada de tal forma que queden en línea brazo-lumbar-pierna.

Esperamos que haya sido de tu interés nuestro artículo. En caso de tener algún tipo de sintomatología, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para hacer una valoración y plantear un tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Abrir WhatsApp
1
¡Hola! 👋🏻

¿En qué podemos ayudarte? 🙂