PUNTOS GATILLO MIOFASCIALES

INDICADO PARA: disminuir o hacer desaparecer los síntomas característicos de esta disfunción, mejorar la movilidad muscular y con ella la calidad de vida en nuestro día a día

¿QUÉ ES UN PUNTO GATILLO MIOFASCIAL?

Un Punto Gatillo Miofascial (PGM) es un nódulo muy sensible, palpable sobre la piel y que se localiza en una banda tensa de un músculo. Provoca un patrón de dolor característico, y se pueden encontrar en cualquier músculo de nuestro cuerpo

Son dolorosos a la presión y cuando es estimulado puede evocar dolor referido característico, es decir, el dolor va a aparecer de forma diseminada o extenderse siguiendo un patrón concreto.

Anatomía puntos gatillo

Existen dos tipos de PGM:

  • Activos: producen dolor pero no necesariamente en el músculo afectado, puede ser dolor referido. Generan alteración o disfunción en la movilidad.
  • Latentes: no dan dolor ni limitación o incapacidad funcional, pero sí se reproduce el dolor con la presión a la palpación.

¿CUÁLES SON LAS CARACTERÍSTICAS DE LOS PUNTOS GATILLO MIOFASCIALES?

Entre las características de los PGM, podemos destacar que el dolor producido es un dolor referido en patrones específicos característicos de cada músculo. 

El dolor rara vez se localiza en el punto gatillo responsable del dolor, sino que se proyecta a una zona de dolor referido distante, sin seguir patrones neurológicos ni viscerales concretos. 

La severidad y la extensión del patrón de dolor depende del grado de irritabilidad del punto gatillo y no del tamaño del músculo.

Los Puntos Gatillo se pueden desencadenar por diversos factores: sobrecarga o traumatismo en el músculo, fatiga muscular, enfriamiento, por la acción de otros PGM, estrés emocional o alteraciones articulares.

Entre sus signos y síntomas podemos encontrar:

  • Dolor muscular crónico, rigidez y disfunción.
  • Mejora con reposo.
  • Alteraciones propioceptivas: mareos, desequilibrios…
  • La tensión en las bandas tensas impedirá la extensión del musculo en su amplitud fisiológica, su correcta contracción o provocará aparición de fatiga.
  • A la palpación se percibe tenso.
  • La presión moderada sobre el PGM causa o intensifica la zona de dolor referido.

¿CÓMO LO TRATAMOS CON FISIOTERAPIA?

Puntos gatillo miofasciales tratamiento

El tratamiento de los puntos gatillo desde el campo de la fisioterapia se puede abordar con diferentes técnicas:

  • Técnicas conservadoras: basadas en la terapia manual como la presión digital de los puntos gatillo, amasamiento del musculo a través de la masoterapia profunda, estiramientos y crioterapia (aplicación de hielo).
  • Técnicas invasivas: punción seca.

¿QUÉ BENEFICIOS VAMOS A OBTENER?

Con el tratamiento de los PGM, tanto conservador como invasivo, lograremos disminuir o hacer desaparecer los síntomas característicos de esta disfunción, mejorando con ello la movilidad muscular y devolviendo la contracción y estiramiento correctos a estos músculos. 

Con todo esto, vamos a mejorar la autonomía en las actividades de nuestra vida diaria y la calidad de vida de nuestros pacientes.

Pide Cita con Tu Fisioterapeuta
Ponte en contacto con nosotros a través de nuestro formulario o por WhatsApp pulsando el icono
Ir arriba
Abrir WhatsApp
1
¡Hola! 👋🏻

¿En qué podemos ayudarte? 🙂